El control del clima es de vital importancia para conseguir mejorar la estabilidad climática de los cultivos en invernadero.

Un adecuado estudio del balance energético de la explotación permite un mejor control de la temperatura en el interior de la misma, lo que se traduce en un aumento de calidad y cantidad de las cosechas.

Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Aceptar Más información