Junto a la luz, la temperatura es el factor climático más determinante para el rendimiento de los cultivos.

El control de este parámetro resulta esencial en el manejo de un invernadero. Una de las cualidades esenciales de un invernadero es el aislamiento térmico, para maximizar la retención del calor en el interior. La selección del tipo de cubierta es fundamental en ello.

En zonas muy frías es necesario reforzar el aislamiento con un doble recubrimiento plástico hinchable, cuya cámara de aire actúa como una barrera muy efectiva contra la fuga de calor.

Los invernaderos GOGARSA están perfectamente diseñados para poder instalar tanto este tipo de recubrimiento o cualquier otro material, según aconsejen las condiciones climáticas de la zona donde se vaya a instalar el invernadero.


Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Aceptar Más información