La ventilación en los invernaderos puede realizarse de dos formas:

a) Ventilación natural: mediante ventanas en techo laterales del invernadero,que se abren cada vez que se necesita refrigerar. El intercambio de aire se produce por efecto del viento exterior y de la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior del invernadero.

b) Ventilación forzada: emplea ventiladores colocados generalmente en un lateral del invernadero para extraer el aire caliente interior, el cual es reemplazado por aire exterior que penetra a través de ventanas colocadas en el lateral opuesto.

Nuestra experiencia unida a nuestros trabajos de investigación, abordarán en cada caso concreto la mejor solución para una óptima ventilación.


Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Aceptar Más información